viernes, 30 de septiembre de 2011

jueves, 29 de septiembre de 2011

sorrylove.

Pedona si te estoy llamando en este momento, pero es que necesito, aunque solo sea por un instante, escuchar tu respiración.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Pateo.

Le voy a patear el culo a la vida y al destino. Si ni mi madre puede elegir mi camino, ¿Porqué ellos sí? Intenta entenderme como lo intento yo. Hoy te confieso que no te echo de menos. Ya no sueño contigo. Ya no sueño con nadie. Sí, es bueno. Pero con mi corazón, se ha ido la ilusión. Porque ya, por tu culpa; no siento. Se me hace complicado llorar, reír, incluso hablar. Hasta se me hace imposible amar.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Juramos un para siempre.

Dijimos para siempre, y aunque no pongamos de nuestra parte, parece que la vida nos obliga a cumplirlo.
Ni tu me quieres ver; ni yo que quiero ver, tu me quieres olvidar; yo te quiero olvidar, yo quiero pasar de tí; y tu quieres pasar de mí. ¿Sabes cual es el problema? Que tu tampoco puedes hacerlo. Sentimos que queremos olvidarnos de que el otro pasó por nuestra vida. Pero luego, cruzamos la mirada, y recordamos que algún día nos hicimos felices el uno al otro. Entonces sonreímos por dentro, y sabemos, que al fin y al cabo no nos odiamos tanto como parece. Todo hay que decirlo, nuestro fallo fue que nos rendimos antes de intentarlo.

viernes, 23 de septiembre de 2011

'' Había estado haciendo la imbécil, esperando postales de un chico que me había dejado en el anden, y de repente él aparecía en mí vida, me enseñaba a disfrutar de esta y me ayudaba a triunfar. Y yo seguía sentada, esperando la llegada del correo. ''

lunes, 19 de septiembre de 2011

Caducation date.

Todo caduca. A veces nos negamos a aceptarlo, pero sabemos que es verdad. Quizás un día nos enamoramos de alguien, pero por mucho que lo queramos, nos corresponda o no; nuestro amor por esa persona caducará como caducan los yogures de tu nevera. Y por mucho que cueste de entender, las amistades también caducan.

No lo niegues, sabes que esas veces en las que dices ''¿Como nos hemos alejado tanto sin motivo?'' es sencillamente porque vuestra amistad ha caducado. Por dios, ¡si hasta la mismísima vida caduca! Y lo que siento por ti ahora no es una excepción.

domingo, 18 de septiembre de 2011

I am.

No soy ni ángel ni demonio. Ni egoísta ni honesta. Ni creída ni modesta. Dicen que soy buena, que soy de las que miran, escuchan y callan. De las que no hablan si no les sacas tema. Que soy un cacho de pan. Pero no, se equivocan. No soy tan buena, no quiero decir que soy una especie de satanás, pero tampoco soy una monja. Si me buscas me encuentras. Si me provocas recibes. Todo depende de tí.
Si quieres que te quiera; hazte querer. Si quieres que te defienda ante todo; demuéstrame que vales la pena. Si quieres que te odie; basta que intentes tocar lo que es mío. Si quieres que te ame; debes saber enamorarme. Si quieres correr; sólo provócame. Si quieres que llore por tí tienes dos opciones; o te mueres o te haces digno de mis lágrimas. Si quieres caerme bien; se más lanzado que tímido. Si quieres caerme mal; se falso. Si quieres que te respete; hazte respetar. Son instrucciones, a veces las personas también las tienen.

¿Blue forever?

No nos engañemos, el príncipe azul, tarde o temprano, destiñe...

Metaphor.

Tu sube bien alto y mírame desde arriba, que cuando te caigas y estés en el suelo, te miraré desde arriba sin tener que escalar.

sábado, 17 de septiembre de 2011

A mi no me jodas, no me vengas con cuentos chinos ni con historias inventadas de las tuyas. ¿No lo entiendes? Que tus versiones no te las crees ni tú chaval. Que aunque te parezca increíble, cada día te quiero menos. Que aunque te joda, a ti también se te puede olvidar. ¡QUE SOLO ERES UNO MÁS! Que ya me da igual lo que pienses, como si piensas que estoy gorda o que estoy flaca. Como si piensas que soy una monja o una zorra. Que todo me la suda. Que TÚ me la sudas.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

                              Sabes que él es especial.
Pero también sabes, que tu para él no.

Querida niñez;


Necesito desahogarme, y quien mejor que tú. La que no hace tanto tiempo me hacia ver un mundo repleto de colores. Pero las cosas cambian mucho, ¿sabes? Ahora veo el mundo negro, o borroso, a causa de las lágrimas. Es extraño, hoy no tengo ganas de llorar. Hoy estoy decepcionada, con la vida, supongo. Añoro reírme mientras contengo las lagrimillas que luchan por salir de mis ojos, añoro los buenos momentos, añoro al pasado, odio el presente. Lo sé, también hay cosas buenas que ahora no aprecio, pero... ¿crees que hay algo que apreciar? No sé que decirte, últimamente todo parece irse complicando más. Todo parece una pesadilla de la que no me puedo despertar. Todo es; añoranza, tristeza, arrepentimiento y desamor. ¿Que es lo que debería apreciar? Ajá, no lo sabes. Ya nada es lo mismo, ahora la gente va con su orgullo ante todo, y el que va con las buenas acaba pagándolo caro. Quien sabe, quizás algún día llegue a tener eso que llaman felicidad, ¿no?

viernes, 9 de septiembre de 2011

Posdata; Decir adiós no significa no volver.

¿Porqué no? Desaparecer, no mirar atrás, y empezar de zero. A mí me suena bien. Sí, sería huir, ¿y qué? Me rindo. Sí, Lorena se riende. La han destruido. Que nadie se sorprenda, yo nunca he sido una persona fuerte.  Intento aparentar normalidad cuando cunde el pánico; aunque por dentro tengo más miedo que nadie, río en momentos difíciles; pero solo lo hago para no llorar. Parecer no significa ser. Pero rendirse no significa dejar de querer. Dejaré de quererle cuando el viento deje de susurrarme su nombre. Mientras tanto, me alejaré de todo lo que me recuerde a él lo máximo posible. Y si le veo por la calle, miraré hacia otro lado y seguiré caminando; por mucho que me cueste. Otros lo han echo antes, han borrado de su vida a esa persona, y puede que el otro lo haya pasado mal, pero este no será el caso. Él nunca me ha querido, nunca le he importado; decir no significa sentir, ¿sabes? No me echaré atrás, esta vez no. Derrumbarse parece lo más fácil, pero ahora que lo hago, me estoy dando cuenta de que es lo más difícil, porque rendirse quiere decir aceptar que nunca te va a querer. És una muerte lenta asegurada. En cambio, seguir luchando, cuesta, pero mantienes esperanza. Pero el dolor tendría que llegar antes o después, y creo que este es el momento. Me voy. Y mientras mis lágrimas caen al vacío, prometo que esta será la última vez en mi vida que se lo digo, Te quiero.  

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Supera la tentación.

Deja de hablarle, deja de mirarle, deja de guiarte por impulsos cuando le ves. Convéncete a ti misma de que es insignificante. Pero en el fondo sabes que le quieres. Sabes eso y que cuando estás con él, aunque sean dos minutos,  ya se convierte en el mejor momento del día.  Cuando te mira, aunque sea una mirada normal y corriente, te mueres por dentro... porque esos ojos, sus ojos, son capaces de darte la vida y arrebatártela en un instante. Y si te arrimas a su piel, notas esa fragancia que hace que te pierdas locamente. Sabes que él es especial. Pero también sabes que tú para él no. Por ello debes evitarle, porque si no acabarás mal. Sufrirás. Aunque le duela al principio, es como una especie de seguro para el futuro. Cuando evites lo inevitable, habrás batido un récord. Te sentirás orgullosa de tí misma; solo debes proponértelo. Porque tú y solo tu eres la única que tiene el poder de decir por aquí o por allá.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Eres el berdugo.

Me ha dicho que me quiere, que no quiere perderme, que quiere que lo hablemos y que lo arreglemos. ¿No podías guardartelo para tí? Te he dicho que vayas a por él, que seáis felices, que no miréis atrás. Que estéis juntos siempre y que no sufras por él nunca. He dicho cosas que no sentía para que luchases por él y le hicieses feliz por mí. Para que le dieses todo el amor que yo no podré darle nunca. Solamente por eso te ayudaré. Por eso y porque tu eres el berdugo que me echará de este cuento y me lo cerrará con llave. Pero tenías que decirlo, tenías que despegar un trozo más de mi corazón. Tenías que clavarme una aguja más. Tenías que hacerme derramar una última gota con el nombre de despedida. Hazle el más feliz, por favor. Solo así sentiré que dejartelo todo en tus manos ha valido la pena. Y ahora, te toca; Berdugo, adelante...

viernes, 2 de septiembre de 2011

Increíble; siempre igual. Enhorabuena, otra vez. Felicidades, todo tuyo. Y ala, a pasarlo bien. Que seáis felices juntos, yo si eso estaré por aquí. ¿Que a quién se lo digo? Pues solo a él. ¿Que si lloraré? Lo evitaré. ¿Que si os odiaré? Lo más seguro. ¿Que si me quedaré esperando? Posiblemente.  ¿Que si cuando esté sola os insultaré? No lo dudéis. Pero tranquilos, ni seguiré luchando, ni desperdiciando mi tiempo. ¿Que si pregunto la hora para salir corriendo? Pues sí, enhorauena otra vez, has acertado. ¿Que como estoy tan bien? La costumbre tal vez.
En verdad, me apetece llorar, huir, esconderme, desconectar, desaparecer. Pero juré que tu jamás volverías a ser el culpable de ello, y no lo serás. No te negaré que por puro orgullo cumpliré mi promesa. Y te diré una cosa; Jamás sentiría algo por tí a propósito. Si fuese por mí, no serías el dueño de mi corazón. Si fuese por mí, no te habría conocido. Quizás te duela saberlo, o quizás tu también lo hubieses preferido. Quien sabe. Pero dejaré de imaginar un mundo sin tí. Volveré a la realidad; donde en el amor siempre sobra alguien, y ese alguien soy yo. Donde la perdedora lleva mi nombre. ¿Que si he dicho algo? Nada nada, que os vaya bien.

jueves, 1 de septiembre de 2011

                                 Estoy enamorada de tu sonrisa;
                                 Estoy enamorada de tu voz;

                                 Estoy enamorada de tu risa;
                                 Estoy enamorada de tus ojos;
                                 Estoy enamorada de tu boca;
                                 Estoy enamorada de tí.